Sábado, Noviembre 27, 2021
banner
Martes, 19 Octubre 2021 16:13

Evolución de la propiedad en Curacaví y María Pinto Autores: Jean Borde y Mario Góngora Año de publicación: 1956

Valora este artículo
(0 votos)

El valle del Puangue, que se origina por gracias al Estero Puangue, afluente del Maípo, a 50 km de la ciudad de Santiago, es el objeto del estudio exhaustivo del trabajo histopriográfico “Evolución de la propiedad privada en el valle del Puangue”, desarrollado por Mario Gongora y Jean Borde, que relata las diversas alternativas que han llevado a la actual estructuración de la propiedad. Los primeros capítulos de la obra, de enfoque esencialmente histórico, se refieren a la elaboración de las grandes propiedades en el valle, con mención de los sectores donde aparece una precoz subdivisión.

Con la fundación de Santiago, ya se inició el reparto a los conquistadores de las chacras, dehesas y estancias, que coincidieron, en general, con las superficies ocupadas por los indígenas. El desarrollo de la economía ganadera (siglo XVII) dio lugar a la paulatina concentración de la tierra en manos de unas pocas familias. La gran propiedad se conservó durante todo el siglo XVIII, en que la estancia se transforma en hacienda, con una economía mixta agrícolo-ganadera.

Esta situación de predominio de las grandes heredades llega a 1850. La evolución más reciente es considerada, a partir del capítulo IV, por Jean Borde, quien establece para ello la comparación entre las características de la propiedad en 1880 y 1953. Esta geografía de la fragmentación —como la llama— sirve para relacionar la partición de la propiedad con los tipos físicos de tierra, el regadío y las carreteras. En la búsqueda de los factores explicativos de ese proceso de fragmentación, el autor analiza el papel de la presión demográfica, el relajamiento de las estructuras familiares, los progresos técnicos de la agricultura, la evolución y el progreso de la agricultura que terminaron dando cuerpo a la colonización oficial, enraizado en la ciudad de Santiago y que involucró un acelerado crecimiento, del cual el valle del Puangue recibió sus efectos, tanto económicos como poblacional.

En el capítulo V y final, el trabajo historiográfico se enfoca a las subdivisiones que van sufriendo las grandes haciendas debido a la entrega de propiedades a sus herederos. Las haciendas van generando fundos e hijuelas, y éstas últimas en parcelas. Las pequeñas subdivisiones van crenado cacerías y aldeas espontáneas, dando así, nacimientos a las localidades.

 

Visto 28 veces
Sábado, 27 de  Noviembre de 2021 - 1:48:41pm