Semanario El Mauco

El largo camino hasta llegar a la gloria

Valora este artículo
(0 votos)

El equipo de Unión Santa Emilia comenzó a tomar forma hace cuatro años, en la que cumplieron dos subcampeonatos. Pero la perseverancia los llevó a cumplir el sueño de esta humilde institución. 

“Si no tenemos nada, hoy podemos hacer todo”, destaca Cristián Rojas, el arquitecto del proyecto. 

Unión Santa Emilia sigue festejando el inédito título en la primera serie del fútbol de la Asociación Rural Curacaví. Para que un humilde equipo lograra este objetivo tuvieron que necesitar inversión, trabajo, dinero y especialmente tiempo.

Cansados de ser parte del montón, un grupo de personas encabezados por Cristián Rojas decidieron revolucionar la serie de honor, pese al escepticismo inicial de los fanáticos. “Fuimos inyectando energía y otra mentalidad a la gente. Al comienzo hubo dudas en el proyecto, pero los resultados nos ayudó para seguir”, dijo Cristián Rojas, el actual técnico y también dirigente, quien recurrió una vieja frase de Carlos Dittborn para resumir la idea del plan: “si no tenemos nada, hoy podemos hacer todo”, apunta.

Todo partió en el 2013. “Para esa temporada llegaron Héctor Riquelme, Gerardo Astudillo y Andrés Carrasco, ex jugador de Deportes Iquique, aunque posteriormente tuvo que volver al norte. Ese año estuvimos a un punto de clasificar a la liguilla”, recuerda Rojas. A pesar de eso, sacaron lecciones. “Nos dimos cuenta que trayendo nuevas piezas, podemos conseguir logros importantes”, añadió.

En el 2014, a través de algunos contactos conoció a Francisco Arce, quien jugaba en La Viña, pero con pasado en las inferiores de la UC y estuvo en Tercera División y un paso en Brasil. “A través de su conocimiento, me guió con la llegada de jugadores. Ahí se incorporaron Alexander Uribe, Albert Flores, Juan Durán y a los hermanos Fabián y Eduardo Jorquera. Y de acá sumamos a Cristián González y Eduardo Durán, por lo que fortalecimos defensa y mediocampo”, señala Rojas.

“Cuando llegué al club era una institución golpeada”, se sincera Arce, hoy DT de Curacaví FC, quien se entusiasmó con la idea y comenzó a llamar a jugadores para potenciar el equipo.

“Con ‘Pancho’ fuimos compañeros en Magallanes y Barnechea. Ese año, estaba en Francia probándome en un equipo. Me dijo que si volvía a Chile y no encontrara club, que viera la opción en Unión Santa Emilia”, cuenta “Sandy” Uribe, uno de los que fue llamado. “Cuando llegué por primera vez tuve la suerte de encontrarme con “Tito” (Héctor Riquelme) y Juan Durán. Seguimos el proceso, trayendo jugadores todos los años con el afán de mejorar el nivel”, agrega. 

LA TERCERA FUE LA VENCIDA

Unión Santa Emilia siguió dando pasos, aunque los aprendizajes a porrazos se mantenían. En el 2014 estuvo a cinco minutos de salir campeón. Le bastaba el empate frente a Juventud O’Higgins, pero en la parte final John Escobar y Óscar Rojas marcaron la diferencia a favor de los celestes, ganando 3-1, en un duelo en la que Albert Flores, desperdició un lanzamiento penal cuando estaban 1-1. “Teníamos un equipo para jugar la liguilla, pero no nos imaginamos estar cerca de ser campeones. Creo que nos faltó plantel”, cuenta Alexander Uribe.

En el 2015, nuevamente fueron protagonistas y en la primera fecha de la fase inicial se toparon con La Viña, en un duelo que fue trascendental. Fue triunfo de los verdes por la cuenta mínima. A pesar de ganar posteriormente a Santa Blanca y O’Higgins no les alcanzó porque La Viña fue el campeón. “A pesar de haber sido dos veces vicecampeones, el club supo ponerse de pie y año a año quisimos mejorar”, señala Francisco Arce.

Uno de los jugadores que ha dejado huella en este equipo fue Germán Tagle. A sus 42 años y con pasos en el profesionalismo en Universidad Católica, Palestino y Unión Española, el volante de contención fue clave en determinados momentos: “Tenía una capacidad intelectual de llevarla al fútbol y nos ayudó bastante. Nos trajo un delantero eficaz y eso nos hacía falta, como fue el caso de Jerson Faúndez”, destaca Cristián Rojas.

Con Faúndez había gol. Y en el arco, la llegada de José Barraza fue el complemento ideal para lograr el título en el 2016, un año en la que los jugadores reconocieron que era el plazo fatal.

“Varios nos hicimos la promesa de sacar la tarea adelante, en la que pusimos en riesgo la continuidad en el club si no salíamos campeones. Ya no sabíamos que hacer si no lo lográbamos. Afortunadamente se dio”, cerró Arce.

4 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Semanario el Mauco, Melocotón 1812, Villa Padre Hurtado Curacaví - F: 56(2) 28359670 / (2) 28351701- Diseño Web KaZeta

Arriba Versión Desktop